Japon

El combinado nacional sufrió la expulsión de Carlos Sánchez en el minuto 3 y no logró remontar el partido. Quintero anotó para los nuestros. Kagawa y Osako, los goles nipones.
En el estadio Mordavia Arena, de la ciudad de Saransk, la Selección Colombia debutó este martes en mala forma en el Mundial Rusia 2018 al perder 2-1 frente a un duro equipo de Japón, que fue aplicado y que aprovechó cada error de los dirigidos por José Pékerman, en el arranque oficial del grupo H del Mundial Rusia 2018.
Finalmente, el día llegó. El seleccionado colombiano, el equipo de todos, tuvo una nueva cita con la historia en los mundiales frente a los japoneses.
Como en Brasil 2014, las tribunas del estadio de Saransk estuvieron colmadas de miles de hinchas colombianos, de miles de corazones que se agitaron y acompañaron al equipo a escribir un nuevo capítulo en su historia.
Comprar Camisetas de Futbol Baratas Para Hombre, Mujer y Niños de todos los clubs y Selecciones Nacionales
Mientras tanto en Colombia, a más de 10.800 kilómetros de Rusia, 50 millones de hogares madrugaron, café en mano, para ver el debut de James, Falcao, Ospina, Sánchez, Cuadrado, Quintero, de los ‘guerreros’ que en las Eliminatorias prometieron no desfallecer y cumplieron.
Los dirigidos por José Néstor Pékerman salieron a buscar el protagonismo y a dominar las acciones, pero en una desatención de la defensa, antes de completar los primeros cinco minutos, los nipones se fueron adelante en el marcador.
A Dávinson Sánchez le ganaron la espalda y Carlos Sánchez tuvo que meterle la mano en el área para evitar el gol. El juez del compromiso, el esloveno Damir Skomina, no dudó en sancionar el penalti y expulsar al mediocampista nacional.
Shinji Kagawa cobró y puso el 0-1, en el minuto seis. Se derrumbaba el plan inicial de Pékerman.
En las tribunas era evidente el desconsuelo, las caras largas de los hinchas colombianos, que, sin embargo, no dejaron de cantar y alentar al equipo, confiados en la remontada.
La Selección, con un hombre menos pero un corazón inmenso, se fue encima por el empate.
Juan Guillermo Cuadrado era el hombre más desequilibrante de los nuestros e intentaba desbordar por la derecha para buscar a Radamel Falcao, quien tuvo dos intentos de gol que terminaron en las manos del arquero japonés Eiji Kawashima.
Pero Pékerman le metería mano al partido. El seleccionador sacó a Cuadrado y metió a Barrios, para darle más equilibrio al mediocampo del equipo. Una decisión que dio resultados.
En el minuto 38, Falcao se ‘inventó’ una falta en el borde del área rival y quien tomó el balón para el cobro fue Juan Fernando Quintero.
El volante de River Plate, de Argentina, inteligentemente, mandó el balón por debajo de la barrera nipona y le dio la igualdad a Colombia. ¡Gol! 1-1 ¡Fiesta, algarabía y júbilo en las tribunas!
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
Así, con aire en la camiseta, se fueron al descanso los nuestros.
Para la segunda mitad, el partido continúo parejo y fueron los japoneses, aplicados, los que aprovecharon los errores y se quedaron con el encuentro.
En el 57’ salió Quintero y le dejó su lugar a James Rodríguez, el ‘10’, el goleador del pasado Mundial con seis tantos, que no pudo estar desde el arranque por precaución debido a una fatiga muscular, y levantó el estadio, esperanzado en la victoria.

Egipto

El delantero del Liverpool inglés no pudo jugar en la derrota (0-1) de su equipo con Uruguay debido a que se estaba recuperando de la lesión en el hombro izquierdo, que sufrió en la final de la Champions League en mayo.
El extremo egipcio Mohamed Salah será titular en el partido de este martes contra Rusia después de haberse perdido el duelo de la primera jornada contra Uruguay por lesión, mientras que Denis Cheryshev y el punta Artem Dzyuba son como titulares en Rusia tras sus goles a Arabia Saudí.
En el once del seleccionador egipcio, el argentino Héctor Cúper, figura el portero Mohamed El Shenawy, una defensa formada por Ahmed Fathy, Aly Gabr, Ahmed Hegazy, Mohamed Albelshafy; dos pivotes en el mediocampo con Mohamed Elneny y Tarek Ahmed.
Tenemos todas las camisetas de tus equipos y selecciones favoritas para adulto y niño
La línea de tres atacante es la formada por ‘Mo’ Salah por la derecha, Abdallah Elsaid por el centro y Mahmoud Trezeguet por la izquierda, con Marwan Mohsen como delantero centro, según confirmó la federación egipcia en su perfil oficial de la red social Twitter.
La alineación confirma a El Shenawy como portero titular, por lo que la opción de récord de Essam El Hadary como futbolista con más edad en jugar un Mundial (45 años), superando al colombiano Faryd Mondragón (43 en Brasil 2014), tendrá que esperar.
Por parte de la selección rusa, el técnico Stanislav Cherchesov ha elegido un once encabezado por Igor Akinfeev en la portería; Mario Fernandes, Sergey Ignashévich, Ilya Kutepov, y Yuri Zhirkov en la defensa.
En el centro del campo, Roman Zobnin y Yuri Gazinski ocuparán la zona ancha, con las medias puntas para Aleksandr Samédov, Denis Cheryshev y Aleksandr Golovin, y la novedad del punta Artem Dzyuba en lugar de Igor Smólov, según lo publicado por el perfil oficial en Twitter del conjunto anfitrión del Mundial 2018.
Rusia acaricia los octavos de final de “su” Mundial tras derrotar con claridad a Egipto. La selección de Cúper tiene pie y medio fuera de la cita mundialista después de perder los dos primeros partidos de la fase de grupos. El partido fue bastante soso en la primera mitad, pero mejoró en el segundo tiempo gracias en parte al tempranero gol en propia de Fathy. El tanto animó a los anfitriones, que guiados por su afición, comenzaron a llegar con mucho peligro al área de El-Shenawy. Cheryshev y Dzyuva, los mejores de la selección rusa, marcaron el segundo y tercer gol respectivamente. Salah, con un penalti pitado por el VAR, recortó distancias, pero fue insuficiente para los de Cúper. Si el miércoles Uruguay gana o empata ante Arabia Saudí, Egipto caerá eliminada.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Mohamed Salah tuvo su primera aparición en la Copa del Mundo 2018. Lo hizo ante Rusia, el anfitrión, por la segunda jornada del Grupo A.
En el debut de Egipto en la Copa del Mundo 2018, Mohamed Salah no fue considerado porque venía recuperándose de una lesión en el hombro, la cual fue superada previo al duelo ante Rusia.
Precisamente contra los organizadores de la Copa del Mundo 2018, Mohamed Salah intentó dejar su primera huella goleadora. Sin embargo, el crack de Egipto no tuvo la fortuna de su lado.

Croacia

En ella, el cuadro escandinavo dio un paso hacia delante y dio algún pequeño susto con un disparo lejano de Schone que respondió Andrej Kramaric con un centro envenenado sin consecuencias. Con los jugadores agotados, los últimos quince minutos estaban destinados a ser un trámite para la prórroga. Y, entonces, la bombilla de Modric se encendió casi al final con un maravilloso pase a Ante Rabic, que encaró a Schmeichel y fue objeto de un penalti por parte de Mathias Jorgensen.

Entonces, Modric agarró la pelota y, decidido, se fue hasta el punto de penalti para acabar con el sufrimiento. Y, como ya les ha pasado a muchos grandes jugadores de la historia, falló en el momento cumbre. Schmeichel, con su padre en la grada alborotado, paró el disparo al mago croata y la eliminatoria se decidió desde la tanda de penaltis.
Compra en nuestra tienda online botas de fútbol, equipaciones oficiales.
Después, la historia fue cruel con Schmeichel. Siguió deteniendo penaltis en la tanda definitiva. Pero sus compañeros no acertaron, incluido Eriksen, que chocó con Subasic. Al final, Ivan Rakitic marcó el definitivo, evitó un día trágico a Modric y su generación no será una generación perdida. Si Rusia lo permite en cuartos, claro.
El suspenso se alargó hasta el último penal, cuando Ivan Rakitic mandó a las redes el gol que le permitió a Croacia garantizar el pase a cuartos. Rakitic definió a un costado frente al arquero danés Kasper Schmeichel, quien ya había detenido tres penales en la jornada.
Fue la noche de Schmeichel, que parecía se convertiría en el héroe de su país, después de detener un penal a Luka Modric en el tiempo extra y otros dos en la tanda de desempate, pero no contó con que en el arco contrario también hubiera un penalero, Daniel Subasic.
Subasic detuvo tres de los remates daneses, lo que le permitió a Rakitic llegar al último momento con la ventaja para sellar una sufrida clasificación a la siguiente ronda, en donde se medirá con Rusia, la gran sorpresa de la Copa del Mundo al eliminar a España.
En el tiempo regular el duelo fue muy reñido, con Croacia con más control del balón, pero sin la profundidad necesaria para superar al equipo danés.
La respuesta fue rápida, en pies de su delantero Mandzukic, quien anotó al 4′.
El partido se alargó hasta los penales, no sin antes darse el drama de Modric, quien falló el gol que pudo catapultar a Croacia a cuartos sin necesitar la tanta de penales. Cobró el penal el jugador merengue a un costado, pero Schmeichel lo adivinó y lo atrapó.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
En la tanda, fue el turno de Subasic. El arquero de Croacia detuvo los penales de Christian Eriksen, Lasse Schone y Nicolai Jorgensen. Pese a que Schmeichel logró repeler los remates lanzados por Milan Badelj y Josip Pivaric, no fue suficiente.
En el último disparo, Rakitic no perdonó y clasificó a su equipo a la siguiente ronda.
Penales:
Para Croacia anotaron en la tanda: Andrej Kramaric, Luka Modric e Iván Rakitic; fallaron Milan Badelj y Josip Pivaric.
En Dinamarca anotaron Simon Kjaer y Michael Kron-Dehli, pero fallaron Christian Eriksen, Lasse Schone y Nicolai Jorgensen.

Croacia

Al lado tiene jugadores de mucha calidad que en la primera fase consiguieron elevar a Croacia hasta el pedestal de las favoritas. Y, ante Dinamarca, el equipo de Zlatko Dalic era favorito. Pero todo comenzó al revés para Croacia, que en el segundo minuto encajó el primer gol. La única novedad en la alineación de Dinamarca, el lateral izquierdo Jonas Knudsen, hizo un saque de banda tremendo que acabó rematando Mathias Jorgesen al fondo de la red de Danijel Subasic.

Fue un palo que duró muy poco, porque en dos minutos Croacia arregló el desaguisado gracias al estreno de Mario Mandzukic en la competición. El jugador del Juventus recogió un rebote dentro del área pequeña y, con mucho oportunismo, empató el duelo. Entonces comenzó otra pelea, la del gobierno del centro del campo que no ganó nadie.
Camisetas oficiales, equipaciones completas, botas de fútbol, chandals, sudaderas y chaquetas.
Los dos protagonistas, Modric y Eriksen, apenas fueron capaces de ofrecer alguna pincelada de su buen fútbol, aunque el danés fue quien más cerca estuvo de marcar con un pase envenenado que golpeó en la escuadra derecha de la portería de Subasic. Aunque Croacia dominaba el cuero casi por completo, los daneses se atrevieron con otra ocasión, esta vez de Martin Braithwaite, que se encontró con Subasic en un mano a mano.
Enfrente, los hombres de Dalic apenas respondieron con un disparo lejano de Ivan Rakitic y con un cabezazo de Dejan Lovren tras un saque de falta envenenado de Modric. Croacia, en el mismo escenario que derrotó a Argentina, el Nizhny Novgorod Stadium, y con la misma alineación, esperaba una segunda parte similar a la que disfrutó no hace mucho para dejar casi eliminado al equipo de Messi. La magia, en esta ocasión, no surgió.

El técnico Age Hareide ascó al campo al centrocampista Lasse Schone y el partido se embotelló. De repente, se hizo la oscuridad. Había poca luz, pero está se apagó por completo. Nadie era capaz de generar nada. Modric y Eriksen fueron anulados y el partido se convirtió en un tostón que nadie era capaz de controlar. Las historias de las generaciones pasadas comenzaban a ser hasta amenas para el público, que, a falta de fútbol, dedicó su tiempo a animar al país organizador, a hacer la ola y a poner las linternas del teléfono móvil para generar un efecto luminoso vistoso.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
El tiempo fue pasando y sólo una genialidad podía provocar el desempate. A falta de fútbol, las individualidades eran la esperanza para mover un marcador que parecía momificado. Sólo se vieron dos tiros a puerta, uno por cada equipo, y ambos inocentes. Lo intentaron sin éxito Nicolai Jorgensen y Ante Rebic. No hubo más. Croacia no deslumbró y defraudó. Dinamarca hizo su trabajo y la prórroga hizo acto de presencia.
En ella, el cuadro escandinavo dio un paso hacia delante y dio algún pequeño susto con un disparo lejano de Schone que respondió Andrej Kramaric con un centro envenenado sin consecuencias. Con los jugadores agotados, los últimos quince minutos estaban destinados a ser un trámite para la prórroga. Y, entonces, la bombilla de Modric se encendió casi al final con un maravilloso pase a Ante Rabic, que encaró a Schmeichel y fue objeto de un penalti por parte de Mathias Jorgensen.