Cronica

Competir en Europa yo creo que ya lo han logrado, a diferencia de la etapa con Conte. Dos finales, más dos eliminaciones en eliminatorias: prórroga en Munich y minuto 90 en el Bernabeu. Eso es muucha tela.
No les veo con el poderio para encadenar Champions como el Barsa de Pep, o el Madrid de Zidane, pero si para pescar alguna en no mucho tiempo: enganchar una de esas temporadas en las que todo te salga redondo y tus rivales flojeen.
Tienda de camisetas de las Selecciones para el Mundial 2018, de alta calidad y al mejor precio.
Porque capacidad para regenerarse han demostrado y de sobra: hablamos de un equipo que ha perdido a Tevez, Pirlo, Vidal, Pogba, Morata, Alves, Bonucci… Y ahí siguen.
La temporada de la Juventus no podría entenderse sin dos escenarios clave: Roma y Milán. En el primero, jugando ante la Lazio, Paulo Dybala se convirtió en el protagonista de una noche en la que su equipo, sin hacer ningún mérito para ello, consiguió in extremis una victoria que, por la manera en la que se produjo, golpeó directamente en la mandíbula del Napoli. Por sorpresa y cuando menos lo esperaba –tras ver como su rival empataba a cero-, que siempre es cuando más daño hace. El efecto fue instantáneo. El Napoli, que jugaba pocos minutos después, acabó cayendo goleado (2-4) por la Roma. El segundo, en la capital de la Lombardía, llegó hace pocas semanas pero el cierre volvió a ser parecido: la Juve remontó ante el Inter en el último suspiro y el Napoli, que jugaba al día siguiente, sufrió un 3-0 ante la Fiorentina. Todo ello, respetando el penúltimo giro de un guion que, capaz de enganchar incluso a los más incrédulos con el gol de Koulibaly, será recordado como uno de los más emocionantes de los últimos años.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
En líneas generales, Paulo Dybala no se ha sentido nada cómodoen los distintos ajustes que ha ido realizando Allegri. Ni sobre el 4-3-3, donde ha estado obligado a partir casi siempre del lado derecho; ni sobre el 4-4-2, debido a que no siempre ha mostrado la frescura idónea para arrancar desde tan abajo –cuando la Juventus, como colectivo, ha preferido plantear sus partidos en una posición más pragmática-; ni tampoco en el 4-2-3-1, como ayer en el Olímpico, en el que no ha sabido cómo ni con quién compartir regularmente su fútbol. De hecho, esta incompatibilidad para con muchos sistemas lleva a unas preguntas que, hasta que el propio Dybala no sea capaz de contestarlas, seguirán siendo retóricas: ¿dónde o de qué manera juega mejor? ¿Cuál es el rol o el sistema que más le beneficia? ¿Y, realmente, necesita responderlas? Pues, partiendo de que Higuaín es intocable, el de Córdoba no ha dado muestras de saberse la respuesta, y, aun así, ha dejado 26 goles y 5 asistencias en los 45 encuentros (todas las competiciones) que ha disputado.
Por otro lado, el caso de Douglas Costa representa exactamente todo lo contrario. El brasileño ha sido, de un tiempo a esta parte, el futbolista más en forma de la Juve. Y, por norma general, lo ha conseguido desde el lado derecho del campo..