Resurrección

Jorge Resurrección Merodio estuvo tres semanas fuera y el Atlético de Madrid quedó al borde de la eliminación de la Champions tras ser incapaz de batir al modesto Qarabag en ninguno de sus dos enfrentamientos. Esa es la importancia de Koke en este equipo. Ni más, ni menos. Es imprescindible. Y, sobre todo, absolutamente insustituible. Porque más allá del brutal talento que tiene Koke para jugar a este deporte, está el hecho de que sin él el Atlético es incapaz de realizar ciertas cuestiones sobre el campo. Con Koke, el balón es una herramienta de control, dominio y generación de ocasiones para el equipo colchonero. Sin Koke, el balón no es más que un enigma sin respuesta que no es que queme, es que arde.
En la visita de la Real Sociedad al Metropolitano tuvimos dos tramos muy diferenciados. El de Illarramendi, apoyado por el resto de las piezas fabricadas en la factoria de Zubieta, y el del propio Koke. Mientras el partido fue del centrocampista vasco, la Real lo controló todo.
Tienda de camisetas de las Selecciones para el Mundial 2018, de alta calidad y al mejor precio.
El ritmo, el espacio y las ocasiones. Los de Eusebio, ante la pasividad rojiblanca, tocaban el balón de un lado al otro esperando que la endeblez del sistema defensivo rival le abriera una puerta por la que pasar. Los de Eusebio sólo tenían que tener paciencia. El error de Partey, Giménez, Godín o Filipe Luis haría el resto. Y lo hizo hasta el punto de que el gol de Willian José pareció un botín escaso para lo que estaba creando en campo rival el conjunto txuri-urdin.

No es que estuviese muy brillante en ataque, insistimos. De hecho la baja de Januzaj y el paso al 4-3-3, liberando a los carrileros, parecía limitar sus posibilidades. Pero es que el Atlético de Madrid, a nivel defensivo, está transmitiendo sensaciones preocupantes. Que la zona de Partey fuese un problema entraba dentro del guion, como ya sucedió ante la Roma o en otros partidos, pero que los despistes de Giménez y Godín fueran los mejores asistentes de Oyarzabal -el único con velocidad en la Real- es algo que le debe preocupar muy mucho al Cholo. A fin de cuentas, no hay sistema defensivo que soporte el bajo nivel de cuatro defensores a la vez.

Hasta el gol de la Real, el Atlético había tomado una actitud pasiva. No presionaba, no mordía nada, no cargaba. La idea de situar a Griezmann en derecha parecía destinada a defender y castigar de mejor manera a Kevin Rodrigues, pero no tuvo impacto en la práctica porque el dominio era absoluto. Sin embargo, tras el tanto, todo cambió. La Real dio un paso atrás que ya no sorprende a sus aficionados y el Atlético dio dos hacia delante en todos los términos. La actividad se disparó. Thomas comenzó a presionar adelante en vez de esperar tan atrás. Las persecuciones de los atacantes se multiplicaron. Y Koke rescató a la medular.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
Primero, partiendo desde la izquierda, Koke comenzó a aprovechar el paso atrás txuri-urdin para filtrar pases de gol. Porque sin ser presionado y con la defensa de la Real adelantada, para Koke dar una asistencia de cuarenta metros a Correa, Griezmann o Gameiro es realmente sencillo. Ahí no tiene parangón en el fútbol español. Es un futbolista ultra determinante desde el último pase